Mandala de los 8 Caminos

Su nacimiento e historia
El "Mandala de los 8 Caminos" también llamado "Mandala Cósmico", fue creado en 1944 por J.B. Spars quien lo construyó con la idea de que todos los hombres podían unirse en una forma única de sentir y concebir la espiritualidad.
8 caminos unidos a una de las 8 religiones principales o formas filosóficas que han involucrado a la humanidad entera, todos unidos a través del centro, ese Absoluto Uno sin un segundo que todo y todos unen.
En el sentido de las agujas del reloj, comenzando desde arriba, encontramos "cristianismo", "humanismo filosófico", "taoísmo y confucianismo", "zoroastrismo o mazdeísmo", "budismo", "hinduismo yoga", "islam" y "judaísmo".
El padre Anthony lo adoptó como un instrumento para practicar "Meditación", para dejar claro a través de la "Conciencia" que solo hay un Centro. Partiendo de las distintas periferias de las Ciencias Empíricas, podemos profundizar más y más en nuestros conceptos y en nuestro conocimiento hasta llegar al Centro, punto de aterrizaje único para todos los senderos.

La versión original inglés
Es la versión más completa, especialmente por la parte central; de hecho, en el pequeño círculo dentro del cual está inscrito un triángulo equilátero, encontramos las tres palabras "Sat", "Cit" o "Chit" y "Ananda" y en el centro del triángulo la sílaba sagrada "AUM".
Conociendo el valor de "AUM" como "Vaciaka" de los 4 estados mentales podemos entender cómo la mente misma se encuentra en el Centro del Universo. Nuestra pequeña mente de seres creados como parte de la Mente Universal, Dios, Absoluto, AUM, Uno sin un segundo.
Para entender algo más sobre este significado arquetípico, sugiero profundizar en el tema leyendo el "Mandukya Upaniṣad" que trata precisamente con los cuatro estados de la mente, los tres también conocidos por la filosofía y la psicología occidentales, más el "Turiya", el superconsciente desarrollado por los Yogis y por los Santos y Sabios de cada tradición.

La traducción italiana
Con la llegada de forma estable del P. Anthony en Italia, en Turín y sobre todo a Asís, la traducción de los componentes del Mandala al italiano se hizo necesaria; desafortunadamente, sin embargo, la traducción no refleja exactamente el contenido del Mandala original, pues deja fuera especialmente la parte central, la más importante, ya que por encima de todo es nexo de unión.
Algunos símbolos se modifican, como el budista y el hindú, y la parte exterior, más superficial, se desarrolla con la especificación de un gran número de disciplinas científico-filosóficas.
Sin embargo, el concepto esencial de apuntar al Centro permanece intacto, dejando todas las diferencias separativas fuera de nuestro camino de investigación. Recordemos que el P. Antonio fue un gran amigo del Papa Bueno, Juan XXIII, quien había dicho "Busca lo que une, no lo que divide", palabras que a menudo son hoy en día olvidadas.

Significado y uso
Independientemente de nuestros orígenes o creencias religiosas o filosóficas, podemos identificarnos con una de las ocho partes del Mandala incluidos los llamados ateos que pueden encontrar acomodo en la filosofía humanista. El padre Anthony también era conocido por su conocimiento de Física y Astronomía, por lo que no era solo un teólogo sino un "científico espiritual". Él mismo solía repetir que "el Yoga es un sendero científico".
Al tomar cualquiera de las secciones del Mandala podemos penetrar en el Centro, independientemente de los otros temas, simplemente profundizando el pensamiento y los conceptos relacionados con los diversos nombres de personajes que nos han precedido, como Platón, Aristóteles, Lao-Tze, Buda, Zoroastro, Muhammad, Sivananda, Moisés y Jesús el Cristo.
A medida que crezca nuestro conocimiento, encontraremos más y más puntos de concordancia con las calles adyacentes hasta que lleguemos a ese umbral limitado por el círculo interno, más allá del cual solo existe la Unidad, el Uno. Es cierto que primero lo encontramos con un aspecto trinitario que en sánscrito se identifica con el término "Sat-Chit-Ananda" que Santo Tomás de Aquino y los tomistas identificaron con el "Ens-Verum-Bonum", esa única entidad que Aristóteles había llamado "πρῶτον κινοῦν ἀκίνητον" en latín el "Primum Movens", el Motor Inmóvil.
Luego, en el centro, el símbolo del "AUM" que en el punto sobre el identificador del 4º estado mental se encierra todo el Universo Manifestado, toda la Creación.
Por tanto, en la meditación, llevando nuestra atención al Centro del Mandala, podemos identificarnos con ese Uno que todo en sí mismo acoge ... como dijo Jesús "Yo y mi Padre somos Uno" y nosotros también podemos disfrutar de la misma dignidad que los Niños de Dios, hojas del mismo árbol, ramas de la misma vid.
El padre Anthony solía escuchar una meditación, un pensamiento que él mismo escribió en Turín el 3 de diciembre de 1981:

Dios significa lo Absoluto detrás de lo relativo, el Ser que subyace al mundo del devenir, el Actus Purus cuyo reflejo es el mundo contingente, el Primum Movens Immobile del universo, la única Realidad Suprema que se manifiesta como un mundo físico para los sentidos y un mundo mental para el pensamiento. Esta realidad omnipresente vibra en todo el universo, desde los átomos hasta las galaxias.
Tú mismo, en tu realidad más profunda, cruzando las fronteras de los sentidos, cuerpo, mente, intelecto, ego, tú eres esa Realidad, Tatvamasi.
Dios, invocado también como Allah, Tao, Theos, Jehova, Brahma y con otros mil nombres, es el "Padre Nuestro en el Cielo", la Madre Naturaleza en cuyo seno nacen y mueren las criaturas.
Dios es la luz intelectual, el Logos que ilumina a todos los hombres que descienden kármicamente en nuestro planeta y es el Ser-Conciencia-Beatitud, el Sat-Chit-Ananda del Universo.
La religión es el Camino que nos lleva de regreso al Seno Eterno, y como tal, cada religión con auto-conciencia, auto-catarsis y autorrealización del Corazón seguramente nos regresará al Eterno.
Tú eliges y sigues tu camino y dejas que otros busquen, descubran y sigan lo que nos lleva a ese reino de Dios que no es más que la superación de la herencia biológica de los pecados capitales, la pureza de los sentidos, la mente y el Corazón que nos da la visión del Señor cara a cara.
La religión, espiritual y esotéricamente hablando, no es más que la conquista de la paz imperturbable, la serenidad de la mente en cada situación de nuestra estancia terrenal, la tranquilidad del corazón y la visión beatífica de Dios que es el universo introvertido, como el universo no es más que Dios extrovertido.
Usted puede conquistar la inmortalidad consciente ahora, aquí en la Tierra con esa filosofía religiosa de la vida que le permite explotar la burbuja inflada del egocentrismo antropoide, empatizando con el Océano del Ser, el Sat-Chit-Ananda.
Dios es la Inteligencia, el Amor y la Ley cósmica esculpida en el seno de la Madre Naturaleza y en el Corazón de cada uno de nosotros. Amar a Dios sobre todo es amarlo en todas las criaturas, aquí está la quintaesencia de esa religión que te da los poderes para trascender la vida de los sentidos, nombres y formas del mundo fenoménico y te hace capaz de sumergirte, identificarte con lo Absoluto trascendiendo el estado de vigilia, sueño y dormir, haciendo que el Alma vibre al unísono con el AUM.
Entonces te convertirás en un ciudadano de Cosmopolis con una ciudadanía cósmica única y un Amor seráfico del mundo único.
Este es el significado esotérico del Mandala dicho de los ocho caminos creados por J.B. Spars en el año 1944 para guiar a los aspirantes a meditar en el espíritu universal, en el Eterno, en el AUM, en el Ser-Conciencia-Beatitud, Sat-Chit-Ananda.


Usos posteriores y evolución
En los últimos años, el Mandala se ha utilizado en formas gráficas diferentes para múltiples publicaciones, la última de las cuales es una representación extremadamente estilizada creada por la artista nacida en Trieste Alice Polenghi como el logotipo de "Sat Cit Ananda Edizioni", editorial concebida por el propio Padre Anthony para continuar la traducción, publicación y difusión de su pensamiento ecuménico para la posteridad. Desafortunadamente, la editorial se vio obligada a cerrar solo unos pocos años después de la partida del Padre.


volver arriba